martes, enero 8

AGUA POTABLE DE MALA CALIDAD

El Ente Regulador de Servicios Sanitarios determinó que 237 prestadores de agua potable de la provincia, que operan fuera del área abastecida por ASSA, presentan anomalías químicas de distinta magnitud e importancia sanitaria en su servicio. Se establecieron plazos diferenciales para la corrección de estos problemas de acuerdo a la gravedad de cada caso. La solución de estas deficiencias requiere importantes inversiones y acelera los tiempos para la obra de los grandes acueductos.

La provincia de Santa Fe evidencia un notable atraso en materia de agua potable y cloacas. Desde de la privatización de la DIPOS, pasando por el estado de renegociación permanente durante la etapa de Aguas Provinciales, muy pocos hogares fueron alcanzados por obras de saneamiento esenciales para mejorar su calidad de vida, tanto en el área concesionada como en las cientos de localidades servidas por cooperativas, comunas o municipalidades.

La dimensión del problema no es despreciable. De acuerdo a los datos del Censo de Población y Vivienda 2001, sobre una población total de 2.976.115 habitantes, 2.378.944 viven en hogares con servicio de agua corriente provisto por una red pública. Esto significa, que el 80 por ciento de la población santafesina vive en hogares que cuentan con un servicio de agua potable segura y controlada, aunque esto no siempre significa garantía de calidad.

Para el resto de la población las alternativas para abastecerse de agua son diversas alternativas: 432.000 lo hacen con una perforación subterránea; 91.000 con un pozo de agua; 34.000 dependen del abastecimiento de un camión cisterna; 39.000 consumen agua de lluvia; y otras 1.000 toman agua directamente del río. Se trata de 72 localidades que ni siquiera cuentan con una red de abastecimiento.

Se puede decir que el porcentaje de cobertura de las redes de agua potable es importante, pero los habitantes de numerosos pueblos y barrios de nuestra provincia saben que “agua corriente” no siempre es sinónimo de “agua de calidad”.

Esta situación fue corroborada por el Ente Regulador de Servicios Sanitarios cuando sistematizó la información disponible de los 334 prestadores que abastecen de agua potable a las 292 localidades de la provincia no incluidas en el área abastecida por ASSA. El dato revelador es que 237 de estos servicios presentan anomalías químicas de distinta magnitud e importancia sanitaria en su fuente de provisión, para los cuales, el ente de control estableció plazos diferenciales para su corrección de acuerdo a la gravedad de cada caso.

En efecto, según se desprende de la Resolución Nº 0740, firmada el 7 de diciembre de 2007, el Directorio del organismo encomendó la elaboración de un informe “relacionado con los numerosos servicios de agua potable de esta Provincia que proveen agua con anomalías químicas, cuya corrección requiere de la implementación de obras y/o instalaciones y plazos para su ejecución”. El trabajo estableció que 237 servicios “presentan desvíos en la calidad química del agua con relación al Anexo A de la Ley Nº 11220”, aclarando que “las concentraciones halladas no tienen incidencia en la salud cuando se los ingiere en el agua de bebida”.

En diálogo con el programa Fuera de Foco, el vicepresidente del Enress Oscar Lanzamidad, señaló: “Hay distintas zonas geográficas de la provincia de Santa Fe donde la calidad del agua que se suministra no está ajustada a lo que exigen las normas aplicables, por eso lo que hizo el ente fue tipificar en cuatro grandes grupos a los prestadores que tienen problemas en la calidad del agua y se establecieron plazos para que la calidad del agua que proveen se vaya acercando a los parámetros establecidos”.

De esta manera, la Resolución Nº 0740 calificó a los prestadores según la calidad físico química del agua que suministran y los dividió en cuatro grupos: I de calidad buena, II de calidad aceptable, III de calidad regular y IV de calidad inaceptable.

En función de esta calificación, se proponen distintos plazos para alcanzar los niveles de calidad exigidos; señalando que para “la extensión de los plazos se tuvo en cuenta la calidad del agua suministrada, en resguardo de la calidad de vida de los usuarios”.

Sobre este punto, Lanzamidad explicó que “la calidad del agua se mide por distintos parámetros y por distintos componentes. En función de la composición físico química del agua se establecieron estos grandes grupos. Algunos pueden afectar - no en lo inmediato ni con consecuencias gravosas - a los usuarios. En general todos los problemas pueden afectar la salud de los usuarios y por eso se tiende a que todos los prestadores queden encuadrados en los parámetros de calidad. En función de esta tipificación se establecieron los plazos. En algunos casos se exige resolución inmediata y en otros el plazo es más amplio”.

Para los servicios comprendidos en el Grupo I el plazo de corrección será de 6 años; para el Grupo II de 5 años; para el Grupo III de 3 años, y para el Grupo IV de solo 2 años “con el objeto de mejorar lo antes posible la calidad de vida de los usuarios”.

Otro dato importante para tener en cuenta es la falta de cumplimiento de las metas de inversión acordadas en su momento por municipios, comunas y cooperativas. En el año 2000 se firmó la Resolución Nº 275, “la cual prevé la presentación de un PMD (Plan de Mejoras y Desarrollo), por parte de los prestadores no Concesionados por Aguas Santafesinas S.A., que incluya obras y/o acciones tendientes a dar solución a los problemas de calidad de sus respectivos servicios”, esta resolución fue actualizada en el año 2007, pero “la realidad nos ha demostrado que ese procedimiento no ha logrado el resultado esperado”, dice el directorio el organismo de control.

Frente a este panorama, el vicepresidente del Enress señala que “cada prestador debe resolver los problemas de calidad señalados. Existen distintas posibilidad para resolver esta cuestión, una de ellas, en la que hay depositadas grandes esperanzas, es el sistema de los acueductos que permitirá proveer agua de calidad a las poblaciones que hoy no la tienen. Después hay otras alternativas como el sistema de osmosis inversa que también permite mejorar la calidad de agua que se entrega a la población”.

Lanzamidad agrega, que según la situación de cada prestador, “existe la fuente de financiamiento propia o se puede acudir al auxilio del crédito, a través de algunos organismos nacionales, que tienen líneas de crediticias para financiar este tipo de emprendimiento”.

Problemas de calidad

Para definir los cuatro grupos de calidad en que fueron tipificados los prestadores que operan fuera del área de Aguas Santafesinas, el Enress utilizó los parámetros Anexo A de la Ley Nº 11. 220 y el Código Alimentario Argentino. De esta manera se analizaron las concentraciones de residuos sólidos a 180º, sodio, cloruros, sulfatos, hierro, y manganeso, presentes en el agua que entregan a sus respectivas poblaciones.

Para el caso de Residuos Secos a 180ºC la OMS establece un valor guía de 1000 mg/l no basado en criterio sanitario, mientras que el Código Alimentario Argentino fija como máximo los 1500mg/l. Cuando la concentración de sales supera los 1200 mg/l el sabor del agua se deteriora afectando además la preparación de alimentos e infusiones. En el Grupo IV esta concentración supera los 1500 mg/l.

En el caso del Sodio las concentraciones superiores a 200 mg/l pueden afectar el sabor del agua. La OMS no ha fijado un valor guía basado en criterio sanitario dado que no se ha podido llegar a una conclusión firme sobre la relación entre el sodio y la hipertensión arterial. Por su parte, el Código Alimentario Argentino tampoco establece límite para el Sodio. Las concentraciones detectadas oscilan entre los 200 mg/l (Grupo I) y más de 400 mg/l (Grupo IV)

Para el Hierro el límite obligatorio es de 0,2 mg/l. En aguas subterráneas las concentraciones superiores a 0,3 mg/l pueden colorear y manchar la ropa y sanitarios. En los grupos III y IV de prestadores las concentraciones de hierro son iguales o superiores a los 0,4 mg/l.

Respecto del Manganeso las concentraciones superiores a 0,1 mg/l pueden impartir sabor al agua y manchar la ropa y sanitarios. La OMS por razones de salud recomienda no superar los 0,50 mg/l. En los grupos III y IV de prestadores las concentraciones de manganeso son iguales o superiores a los 0,25 mg/l.

Para el caso del Sulfato el valor mínimo a partir del cual el sabor del agua es afectado, depende del ión que lo acompañe según los estudios efectuados por la OMS. Esta concentración umbral oscila entre los 237 mg/l y los 525 mg/l. En los grupos III y IV de prestadores las concentraciones de Sulfato oscilan entre los 200 mg/l y 400 mg/l.

Lo mismo sucede con los Cloruros. Los valores umbrales aceptados por la OMS para el Cloruro de Sodio y Cloruro de Calcio están dentro de un rango de 200 a 300 mg/l. El sabor del café es afectado cuando el agua contiene concentraciones de Cloruro de Sodio de 400 mg/l ó 530 mg/l como Cloruro de Calcio. En el Grupo IV de prestadores se detectó una concentración de cloruros superior a los 350 mg/l.

Por otra, con relación al Nitrato, se resolvió admitir como límite en todos los Grupos el valor obligatorio fijado en el Anexo A de 45 mg/l, hasta tanto se actualice la norma o se surta a esos servicios con agua procedente del sistema de Acueductos.

Quienes son

Según el anexo 2 de la Resolución Nº 0740 los prestadores fueron divididos en cuatro según la calidad físico química del agua que suministran. En el Grupo I definido como de “calidad buena” se encuentran 64 servicios; en el Grupo II definido como de “calidad aceptable” se encuentran otros 54 servicios; el Grupo III de “calidad regular” 70 servicios; y en el Grupo IV de “calidad inaceptable” fueron ubicados 48 servicios.

Entre las localidades abastecidas por un servicio de agua de “calidad regular” se encuentran: Angel Gallardo, Arroyo Aguiar, Arroyo Seco, Campo Andino, Helvecia, Humboldt, Las Parejas, Las Toscas, Monte Vera (cooperativa) Puerto General San Martín (Bº San Sebastián), San Carlos Norte, San Vicente, Santo Tome (barrios General Paz, Monseñor Zaspe, Villa Libertad y Tanque Central), Vera y Zavalla. En estos casos el plazo establecido por el Enress para corregir los desvíos es de 3 años.

Por su parte, entre las localidades abastecidas con un servicio de agua de “calidad inaceptable” se encuentran: Barrio Las Paltas (cooperativa San José Rincón), Cayastá, El Trébol, Humberto 1º, Costa de Monte Vera (comuna Monte Vera), Costa del Chaquito (comuna Monte Vera), Los Zapallos, Perez, Recreo, Saladero Cabal, San Carlos Centro, San Carlos Sud, San Genaro, San Jerónimo Norte, San Jorge, San José del Rincón, Santa Rosa de Calchines (cooperativa), Santo Tome (barrios Loyola y Villa Adelina), Sauce Viejo, Tostado y Villa Guillermina. Para este grupo de prestadores el plazo para corregir la situación fue establecido en 2 años.

Para los prestadores de los Grupos III y IV la situación es apremiante y los plazos están corriendo. En algunos casos la solución puede llegar con la construcción de los grandes acueductos, pero la revisión de los proyectos decidida por el gobierno provincial, anticipa alguna demora en su concreción. En otros, las inversiones en mantenimiento de redes o mejoras en las plantas potabilizadoras son impostergables. Pero todos necesitan una atención especial desde el estado que apunte a solucionar de manera definitiva este grave problema sanitario que afecta a un tercio de la población santafesina.

1 comentarios:

Yerba Mate Santa Fe dijo...

Buenas notas son publicadas en yerbamatedelforo.blogspot.com buen año y saludos. JOse