sábado, julio 5

LAS PAREDES POR ASALTO

Una nueva forma de expresión se destaca en las calles de la ciudad. Murales, graffitis o aplicaciones de esténciles compiten en color y creatividad. Son realizaciones de artistas callejeros. Están lejos de las motivaciones políticas o sociales que surgieron en otros tiempos, pero quieren cambiarle el rostro al espacio público de Santa Fe.

Muchas paredes de nuestra ciudad nos sorprenden con novedosas pintadas anónimas que se destacan por su color y creatividad de los mamarrachos futboleros o del impulso fugaz de un enamorado o enamorada. Son obras de arte callejero, pintadas por una nueva tribu que aspira cambiarle el rostro gris a Santa Fe. Tienen influencias de la iconografía popular norteamericana, que en la última década estalló en las megaurbes de la mano del movimiento cultural surgido en torno al Hip-Hop.

No incursionan en temas políticos o sociales ni se apoyan en la palabra para enunciar, pero la fuerza de sus imagines lleva implícito un mandato de cambio. Por ahora son una especie de nómadas del aerosol, con un discurso estético en formación que irrumpe en el espacio público y toma a la ciudad como escenario. Se destacan por los colores estridentes, la construcción de personajes de cómic y composiciones plásticas abstractas. Sus trabajos conviven con las marcas dejadas por las campañas electorales y los mensajes de otros grupos de jóvenes surgidos de las agrupaciones políticas de izquierda.

No se sienten perseguidos, por el contrario, creen que su obra es bien recibida por los vecinos, pero juegan de cierta forma a mantener un anonimato que ya esta siendo vulnerado en la Web. Recién se están reconociendo como un espacio colectivo particular y sus nombres todavía circulan en ámbitos estancos. En las paredes firman como CVZ, CoF, SBL, Facker, Esee, Chaino, Pinocho, EMEJE, ARS o Niño de Cobre. Hasta donde podemos saber, no son más de treinta, aunque según nos advierten, cada semana aparece una firma nueva en alguna pared de la ciudad. Algunos pasaron por escuelas de arte de Santa Fe o Entre Ríos y otros provienen de las canteras del diseño gráfico.

Sus técnicas resignifican la tradición del graffiti lanzada por los estudiantes franceses en mayo de 1968. Cuando se trata de un trabajo complejo se valen de un boceto. Si quieren repetir sus marcas recurren a las plantillas o al esténcil. Si no tienen dinero para pintura trabajan hasta con carbón. Si quieren reservar un lugar pegan un estiker de papel con su firma artística. Los trabajos de estos artistas callejeros se desparraman por toda la ciudad, pero se destacan especialmente en la zona del macro centro, la Costanera Vieja, en los alrededores del Puente Colgante y en los pilares de Viaducto Oroño.


Encontrarlos fue relativamente sencillo, un par de llamadas a las personas apropiadas y la cita quedó armada en uno de sus santuarios. Acordamos manejarnos con los seudónimos antes de prender el grabador. No tienen problemas de seguridad y se intuye que en poco tiempo romperán el cascarón del anonimato. Emeje tiene 27 años, ha transitado por lo salones de pintura de la ciudad y define su trabajo como “la búsqueda que uno va haciendo de si mismo. El graffiti viene de hace miles de años en todas la sociedades. Es una manera de mostrar disconformidad”.

Empezó a pintar paredes a fines de 2006. “Yo venia de escuelas de arte. El motivo por el que salí a mostrar mis cosas a la calle es porque muchas oportunidades no tenés en las galerías, no encontraba espacio para mostrar lo que hacía”.

A su lado se encuentra Pinocho, tiene 23 años y empezó con las paredes en 2007. “Comencé a ver estikers que me llamaron la atención y me gustó mucho la idea de mostrar cosas en la calle. Primero puse estikers, que es lo más rápido y no tenés que andar gastando tanto plata como el aerosol. Después use pintura sintética. La idea es ponerle un poco de onda a la ciudad”, confiesa.

Nuestro tercer anfitrión se presenta como NeS´, viene de Entre Ríos y tiene 29 años. “Yo hago diseño gráfico. Estoy 25 horas al día frente a la computadora dibujando cosas para gente que no conozco. Un domingo me pudrí y dije: chau, me voy a pintar afuera. No tenía plata y estaba todo cerrado, así que agarre una bolsa de carbón y me puse rayar una pared con un amigo. Es la misma técnica que cuando usas carbonilla, rayas y difuminas con las manos. Yo empecé así. Después compre un poco de pintura y los mismos dibujos que yo hacia a carbón los terminaba con color. Esa fue la mejor terapia que tuve hasta ahora, fue lo mejor que me pasó, estaba todo el día encerrado, produciendo cosas para otra persona y me di cuenta que dibujaba solo para ganar plata”.

Emeje explica que “la técnica depende de los materiales que uno tiene o de los lugares donde uno quiera intervenir. Puede ser pintura con pincel, aerosol, esténcil. Pasa por el momento también, si uno tiene que hacer algo más rápido en un lugar más prohibido, no vas a ir con un pincel chiquito, ahí te vales de aerosoles que en un ratito te permiten terminar”.

La clave para que el tiempo rinda reside en encontrar el sitio apropiado para pintar. “Uno cuando anda por la calle va mirando la ciudad con otros ojos. Vas viendo que un lugar esta bueno o que fulano de tal ya pintó algo. Y cuando andas por la ciudad se crea una especie de comunicación. Uno pone su trabajo y a los días aparece otro cerca”, nos dice Pinocho.


“Tratamos de elegir lugares aislados, como debajo de los puentes, donde podés pintar tranquilo. Dentro de la ciudad es más complicado, algunos fueron agarrados por la policía. A NDC (Niño de Cobre) me contaron que le pegaron. Es más complicado meterte dentro de la ciudad, por eso yo trato de meter estikers”, agrega este artista a pocos metros de una de sus firmas en papel.

Sin embargo, algunas intervenciones de estos artistas son menos furtivas. “Hace poco fuimos a pintar una placita que daba lastima como estaba (Lavalle y Luciano Molinas). En la pared venía uno y ponía “Unión Capo”, venía otro, tachaba y ponía “Unión Puto”, después venía otro y seguía tachando con insultos, algo horrible. Entonces un día nos juntamos y dijimos: esta plaza hay que pintarla. Fuimos y tuvimos la mejor onda con los vecinos, nos cebaban mate incluso. Volvimos todos recontentos por la buena onda que hubo con la gente. Hubo muchas respuestas positivas”, explica Emeje.

A partir de esta experiencia Pinocho se entusiasma con las posibilidades de expansión de esta movida que aun no tiene nombre. “Quizás los pibes al ver lo que se puede hacer con una lata de aerosol van a pensar mejor antes de poner alguna boludes y puedan darse cuenta que se puede expresar algo más copado. En lugar de salir a mamarrachar (sic) van a poder tener otra calidad de expresión”.

Pinocho también recuerda el momento en que pintaron los pilares del Viaducto Oroño. “La gente pasaba y se sacaba fotos, les llamaba la atención y esta bueno que se genere eso”.

Otra experiencia que rescatan la protagonizaron este verano en los muros de la Costanera Oeste. En uno de los blogs que refleja el trabajo de estos artistas callejeros (http://www.nes-bds.blogspot.com/) se muestra el resultado de una intervención denominada “Graff Attack en la Costa Oeste”.

“Suena el cel "Ya estamos en la pared" (mensaje de Chaino), llego al lugar (Costanera Oeste a la altura del Lawn Tenis) y ahí estaban, un montón de pibes pintando lo que era una triste pared...CVZ, Facker, ARS, SBL, Chaino...una tarde increíble, un sol hermoso...latas, pinceles, fibrones...chicas lindas pasando haciendo ejercicio, bizcochos y chocolatada...que mas se puede pedir, ah si...los pibes del Lawn con una ametralladora de preguntas”.


En este universo los protagonistas entran y salen. “Algunos están un tiempo y luego se van, pero por semana estamos viendo que aparecen unos dos nuevos. Recién ahora se puede hablar de una movida porque nos estamos conociendo entre nosotros y estamos pensando en forma colectiva. Ya estamos hablando de proyectos juntos, pese a que tenemos diferentes influencias y estilos, pero eso es la parte buena”, dice NeS´.

“Cada uno de nosotros tiene un fotolog o un blog. Es la mejor manera de compartir lo que vos haces con gente de otras partes del mundo. Uno se alimenta muchísimo con lo que ve afuera. Es la fuente de inspiración principal y tratamos modestamente de traerlo acá, porque estamos empezando, y queremos generar esa movida que tiene una calidad impresionante. Para mí lo mejor es el muralismo europeo, pero hay chicos que prefieren el estilo de graffiti americano, con letras y diseños más relacionados con el hip-hop”, dice este diseñador gráfico desde abajo de un gorrita de béisbol que le tapa los ojos.
Se los puede encontrar en http://www.fotolog.com/hola_pinocholana o http://www.fotolog.com/irradia_pliegue, donde intercambian imágenes, comentarios y mensajes con los integrantes de la tribu.

La movida es incipiente y todavía no tiene muy definidos sus contornos, pero se intuyen cuestionamientos al circuito de la cultura oficial y al rol reservados para los artistas jóvenes. “Yo soy partidario de que el arte sea para todos, que este en cualquier parte y que todos tengan el derecho a verlo y compartir todo el tiempo. También rescato la actitud de salir a pintar, cargar la mochila con latas a cualquier hora, haga frió o calor y tener que enfrentar cualquier cosa para poder mostrar lo que haces. Eso me parece muy respetable”, define NeS´.

Para Emeje, “la pintura está tomando un camino de decadencia, todo lo que sea academicista esta perdido, por más que uno no quiera esta pasando eso”. Sin la contundencia de un manifiesto, el artista cachorro se anima a proponer: “Yo creo que la mejor manera de sostener la pintura es en la calle mostrando lo que hacemos a la gente”.

Estos murales, graffitis, o esténciles que vamos descubriendo por la ciudad son bien distintos de las manifestaciones tradicionales del arte contestatario que resurgió con fuerza con la crisis del 2001. Están expresando otras necesidades con recursos sencillos y formas más elaboradas. Hablan de un nuevo imaginario, otras estéticas y la ambición de cambiarle la cara al espacio publico. Dicen que pueden transformarse en movimiento, aunque todavía no definen con claridad hacia donde van. Por ahora están tomando algunas paredes por asalto.

1 comentarios:

esteban loeschbor dijo...

por fin una nota copada sobre el graffiti en santa fe!
felicitaciones! me gusto mucho... fue larga y aun asi fue un placer leerla!
saludos desde cordoba! paz!